Terapeútica Estoica

Inicial Historia Fundamentos de la Física Estoica Estructura de la Filosofía Estoica
Moral de la Resignación Estoicismo y Cristianismo Terapeútica Estoica Bibliografía y Links de Interés

Los estoicos llevan el concepto de alma/cuerpo hasta un grado extremo. La salud del alma será interpretada bajo la óptica de la salud del cuerpo. Sus planteamientos dualistas, “médico del cuerpo/médico del alma”, cobrarán vigor con el cristianismo. El tratamiento del alma es asunto de los filósofos y el médico verdadero es el que diagnostica estos males. El verdadero médico es el filósofo. Zenón, siguiendo a Heráclito, ve en el fuego la esencia de la Naturaleza. El Universo resulta gobernado por un poder racional, cognoscible, de acuerdo con el cual debe vivir el hombre. El hombre también debe vivir de acuerdo a las normas de la Naturaleza. Los estoicos defienden la medicina pneumática. El “pneuma” es un fluido continuo que circula unido a la sangre. La enfermedad es una lesión del “pneuma” debida a la incorrecta mezcla de los elementos que lo componen. Incluso el mismo Zenón se consideraba además de un filósofo, un médico del alma, ya que la mejor manera de curar las enfermedades a su entender era comprendiendo como es que se comporta el Pneuma en cada persona. Existe una frase en referencia esta cuestión, que se le adjudica a su discípulo Cleantes: "Zenón siempre supo descubrir los problemas de los demás, suprimirlos e incluso sanarlos, pero hacia al final de su vida no pudo suprimir su propio dolor" Esta frase refuerza la teoría de que efectivamente se quitó la vida hacia al final de la vida, pero también resalta y enaltece la aún más la figura de Zenón. Decimos esto último, porque según las palabras de su discípulo, podía sanar los problemas del alma causados por el pneuma. Es aquí en donde el autor Eleuterio Elorduy, en su escrito "Estoicismo y Cristianismo" (ver Bibliografía) plantea la interesante y por demás controvertida teoría de comparación entre Jesucristo y el referente fundacional del Estoicismo. A su entender ambos, por distintas facultades propias o divinas, eran capaces de reconocer las enfermedades psicofísicas que agobiaban a las personas, a tal punto de poder curarlas. Los ejemplos de Jesucristo se encuentran detallados fielmente en varios pasajes de la Biblia (Por ejemplo cuando sana a un leproso en Lucas 5, 12-16). Ahora bien el problema, a nuestro entender se plantea en la existencia de evidencias fácticas y claras de acciones similares en el caso de Zenón. Es verdad que existen algunos escritos antiguos -de dudosa procedencia- que hacen referencia a estas acciones casi milagrosas, que según nuestro parecer no pueden ser catalogadas como tales. Tal vez, sea un intento más por parte de algunos autores arraigados a la corriente estoicista para ubicarla como precursora fundadora de los principios cristianos de forma férrea y absoluta. Los métodos curativos aplicados por Zenón y los Estoicos, se basan poco en fármacos y mucho más en remedios suaves: baños fríos, fricciones con esponjas untadas con aceite caliente, etc. La melanoterapia fue de uso frecuente. También se da un riguroso cuidado de la dieta. Introducen una concepción de carácter humanitario en la medicina: el trato de igualdad entre los hombres enfermos, de manera independiente de la posición social.


©2007 Estoicismo Siglo XXI